sábado, 25 de febrero de 2012

Macetas con wabi

Como el titulo de la entrada dice, estas macetas tienen mucho wabi. Son unas macetas adquiridas recientemente a Jordi Rovira, que las hace y las cuece en un horno anagama fabricado por el mismo.
Los esmaltados que se producen por el efecto de las llamas y las cenizas en este tipo de hornos son increíbles.



Esta pieza me encanta. Medidas (19 x 6 cm).


Este detalle que tiene la maceta es expectacular. Me atrae enormemente la grieta esta.




La pieza junto con otra pequeña pieza de acompañamiento, regalo de Jordi.



Este primer plano es del esmalte de la otra pieza que le compre.



Estos dibujos de la pieza que se ven en este otro primer plano, son los que comentaba antes que se producen por efecto de las llamas y la ceniza.



Vista general de la pieza al completo (16 x 6 cm), con otra mini también regalo de Jordi.


El idioma japonés tiene la palabra wabi, para describir la belleza esencial que hay en el mundo de la relatividad. En otros idiomas, incluido el Español, el término no tiene traducción equivalente. Sin embargo, podemos decir que su significado se encuentra en un espacio que describe la ausencia de vanidad y falsedad; respira una presencia de tranquilidad, goce, disfrute, y –al mismo tiempo– una ausencia de todo artificio y sofisticación, para simbolizar la belleza de lo incompleto, de lo aparentemente imperfecto. Podríamos decir que Wabi es un concepto abstracto que nos muestra su representación en lo Relativo. En palabras de Kichizaemon Raku XV: «En el arte del mundo de la cerámica, el espíritu del Wabi se envuelve en una estética que enfatiza la necesidad de no incorporar solamente la belleza de la Perfección».


Sobre todo, el mundo del arte que se encuentra próximo a la estética Zen, es quien valora altamente las cerámicas cocidas con leña –en los hornos Anagamas y Noborigamas– porque, entre otras cosas, esas piezas poseen cualidades que incorporan el concepto Wabi antes mencionado.


Podemos ver resumida la belleza que mora en la estética que incorpora el concepto Wabi, en el siguiente poema del poeta Fujiwara Teika (1162-1241):
Mirando en la lejanía
No veo las flores de primavera,
Ni tampoco las hojas carmesíes
Pero, sin embargo, en el horizonte puedo ver una
casa con techo de paja
Recién cortada en vísperas del otoño



El Anagama (horno de una cámara): es un tipo de horno cerámico, de leña y de alta temperatura; en Japón es uno de los más antiguos estilos de horno, construido en pendiente, tipo túnel. Dispone de un único espacio o cámara que funciona, simultáneamente, como hogar para la leña y como cámara donde se colocan las piezas. De tal modo, las piezas cocidas (1200-1350°C) en este tipo de hornos, presentan unas características especiales: acumulación de cenizas, escorias, grietas o deformaciones naturales (piroplasticidad), todo ello causado por el largo periodo de cocción y las diferencias de temperatura, etc. Hay que decir que la cocción en un horno Anagama no es demasiado predecible; y el resultado de la cocción se implica con los acontecimientos que le proporcionan la naturaleza y virulencia de las llamas (desarrolladas en estrecho contacto con la cerámica)




Podéis ver el horno de Jordi Rovira en mi lista de blogs interesantes de la derecha.

viernes, 17 de febrero de 2012

Trasplante de mantenimiento de satsuki

Mi azalea después de cinco años en esta maceta estaba saturada de  raíces y le costaba tragar el agua del riego, así que le tocaba trasplante este año. 




El momento en que yo la trasplanto es cuando los capullos de flor hinchan un poco, y se puede distinguir en ellos mas o menos el color que tendrá la flor, como se puede ver en la imagen.
Puede parecer raro que yo trasplante en enero las azaleas, cuando en todos los sitios dicen que se trasplantan después de florecer o en otoño. Desde luego que si viviese en japón, o en la cornisa cantábrica por poner un ejemplo, también lo haría así, pero vivo en Madrid.
Me explico, Madrid tiene unos veranos calurosos y los inviernos son muy fríos, con entre 30 y 50 heladas dependiendo del año. Si trasplantase después de la floración ya estaríamos a mediados de mayo y teniendo en cuenta que por ejemplo el año pasado el día mas caluroso del verano en mi jardín fue a mediados de junio, la azalea lo pasaría mal. Si por el contrario trasplantase en otoño tendría el problema de los hielos. Haciéndolo ahora, la planta tiene como cinco meses para generar un buen numero de raíces nuevas y así estar preparada para cuando lleguen los calores. Sobre todo teniendo en cuenta que por razones de falta de tiempo solo puedo regar una vez al día.
 Trasplantando en estas fechas a mí me va bien, y yo soy de los que piensan que cuando algo funciona bien es mejor no cambiarlo y no andarse con experimentos.

   

Bueno sigo con el trasplante. El cepellón después de recortar los lados.




Después de desenredar y quitar la capa superior de tierra compactada.




Como me canso de ver los arboles siempre en la misma maceta le encargue una nueva maceta a María José González. Esta es, mide 32 x 9 cm.




Detalle del color del esmalte visto de cerca, una preciosidad.

En japón, se acostumbra a combinar las azaleas con macetas sin esmaltar, igual que las coníferas, ya que ellos prefieren potenciar la calidad de la ramificación y la densidad mas que la floración fugaz. Este tratamiento discreto de la flor en los bonsais de azalea, se basa en la predominancia de las formas en el arte japones, y es facilmente entendible desde el punto de vista occidental; a nadie se le ocurriría plantar un geranio en un jardín de arena zen, ya que las flores se convertirían en el centro de atención visual, desapareciendo todo lo demás de la observacion del espectador. Pero en cuanto a las azaleas, yo no considero que en occidente debamos restringir el uso del color para resaltar la floración de las mismas, ya que estamos muy acostumbrados a jardines floridos y a la utilización de flores en jardinería, por tanto, podemos y debemos explotar las posibilidades cromáticas que nos ofrecen las mismas y para muestra un ejemplo.



La azalea ya trasplantada en su nueva maceta. A dejado una maceta de María José, para seguir siendo cultivada en otra maceta de la misma artesana.

Me gusta el resultado. Ahora ya esta lista para la nueva floración, que con los tonos de color que tiene la nueva maceta creo que hará un buen conjunto cuando este en flor.

lunes, 13 de febrero de 2012

Frío

Hemos tenido un fin de semana un poco fresquito. Estas fotos son de la tinaja, que tenia un buen tomo de hielo, y están hechas el sábado. Se alcanzaron los - 8 grados centígrados. Pobres kois están por ahí, debajo del hielo.





En esta se ve el mume un poco mas cerca después de haberle realizado la poda post - floración.

Parecía que el invierno no iba a llegar nunca ehh... Ahora falta que llueva un poco, que por aquí si descontamos un par de días que cayeron cuatro gotas, lleva más de dos meses sin lo que se dice llover.

viernes, 10 de febrero de 2012

Nuevas plantas

Ayer estaba aburrido en el trabajo y salí fuera, donde hay un jardín de lavandas. De pronto vi estas plantillas silvestres que me llamaron la atención y dije, estas pa casa. Las puse en esta macetilla de maría José gonzalez y así lucen ahora.



Vista desde arriba. La maceta es un poco mas grande que una moneda de dos euros, pero poco mas.
Son malas hierbas pero puestas en buen lugar.

viernes, 3 de febrero de 2012

Asi se hizo

Esta es la historia de como se hizo una de las ultimas macetas que le encargué a María José Gonzalez. La maceta es para "EL ASA" mi Prunus mahaleb.
Como es un árbol especial que me gusta mucho, la maceta que tenía que buscarle no podía ser una maceta cualquiera.
El proceso cuando le pido a María José una maceta como esta, que no es exacta a las que tiene en el catálogo sino que tiene variantes, comienza con un correo a la artista. En este correo le digo las medidas y una idea mas o menos clara del tipo de maceta que necesito, le digo el modelo que quiero, el esmalte que me gusta y las posibles variantes. Claro después de esto lo primero que  pregunto es si se puede hacer lo que quiero. En este caso le pedí una maceta que tiene en catalogo, pero con algunas variaciones por ejemplo en las patas, que serían diferentes de las de la maceta de su catalogo, y en el tipo de esmalte que también sería diferente del de la pieza del catalogo, tanto en el color como en la textura. También la zona baja de la maceta sería diferente, tenía que ser muy lisa, al estilo de las macetas de tokoname, por que esa zona quedaría a la vista al estar esmaltada solamente la mitad superior de la maceta.

Ahora voy a mostrar una serie de fotos de lo que fué el proceso digamos que de decoración de la maceta una vez construida.


En esta foto se puede ver como se dá el engobe.



Después de engobar se procede al bruñido de la maceta para que la parte de abajo quede lisa, lisa.





En esta imagen la pieza ya esta seca y con la parte baja mas oscura y bruñida para que se vea bien lisa una vez cocida, después ya estará lista para darle el esmalte elegido.




Aquí están y se pueden ver algunos de los minerales que suele usar María José.

La mayoría de las veces sale el esmalte que quieres, pero a veces como en esta ocasión, pasa que el esmalte que quieres no termina de salir. Esto suele ser porque los minerales (feldespato, c. calcio, dolomita.....) vienen en remesas muchas veces de otros países.  Cuando se acaban traen otra nueva remesa y puede pasar que no provenga del mismo yacimiento, ni que lleve el mismo tratamiento que la anterior. Los minerales no vienen puros en su composición, la artista me a comentado que tiene análisis hechos por una amiga química y es alucinante la cantidad de guarrerías que traen, y no siempre las mismas ni en la misma proporción. Esto quiere decir que cuando haces un esmalte (es como una receta de cocina pero pesado en báscula de precisión y luego muy molido) sabes que la mayor parte es de lo que se supone que estás pesando, pero también estás metiendo otros componentes que ni sabes que son y que afectan al esmalte.


Lo de esta maceta y su esmalte me recordaba a lo que pasa con algunos arboles, que los diseñas de una manera y por mucho que te empeñes, el árbol te dice que quiere otro diseño y no se deja, así que finalmente o le haces caso al árbol y cambias de idea, o te quedas sin árbol. Como parecía que la maceta no quería ese esmalte y María José me había mandado todas las pruebas de esmalte que había hecho, me dispuse a elegir el que mas me había gustado de las pruebas que se hicieron, pues algunos de los que salieron eran muy bonitos y también le quedarian bien a la maceta y al árbol que acogería esta.



Esta es una vista general de las pruebas de esmalte que hizo.



Ahora algunas pruebas vistas en detalle.


Prueba F3, este color no esta mal.




Prueba F11, este me gusta mas, tiene una textura mas rugosa. (es el que elegí finalmente)





Prueba F7. Este también es bonito, pero quizá es demasiado claro.




Otra prueba mas. Este también podría quedar bien.




Y otra, este es demasiado oscuro.

Una vez decidido el color que más me gustaba, María José se puso manos a la obra en la preparación del esmalte.


Esta imagen corresponde a la pesada de minerales y demás cosas que compondrán el esmalte. Se hace con una báscula de precisión.




En esta otra imagen se esta procediendo a la molienda de minerales, tiene que quedar todo muy fino.




Una vez preparado el esmalte se procede a esmaltar la pieza.




En esta otra imagen se esta rematando y dando los últimos retoques al esmaltado.




Y ya por fín, la pieza esta lista para el horneado. Ahora le toca al horno hacer el trabajo para que se produzca la magia y ese tono pastel que tiene la pieza, se transforme en un bonito color.






                           
Y cuando por fín se abrió el horno...  Chantatachán ... como diría Juan Tamariz... ¿es magia esto o no?.
 Como antes decía cuando comparaba la maceta con un árbol que no quiere ir por donde tu quieres,  esta maceta, parece que tenía vida propia, pues al final tampoco salió el color de la prueba que había elegido, que era mas verdoso, aunque la culpa de esto la tuvo María José, que no terminaba de estar contenta con el resultado de las pruebas. La artista artesana me comentó que para conseguir que por lo menos el esmalte hiciera alguna cosa rara, en un ultimo intento a la desesperada, había bajado la proporción de cuarzo y subido la de arcilla de la receta. Y mira tú por donde ese cambio de ultima hora hizo que el esmalte saliera con movimiento, consiguiendo así el efecto que tenía que hacer el esmalte que buscábamos desde un principio, y que en las pruebas no terminaba de salir.





El color ha quedado precioso, parece una de esas macetas antiguas, con la pátina que tienen esas viejas macetas después de muchos años de uso. Estoy viendo los colores de las fotos y no se corresponden del todo. En la mano es mucho más bonita.




El otro lado de la maceta. La temperatura a la que a sido cocida es de 1260-70 grados centígrados, con lo que la resistencia a todas las inclemencias meteorológicas esta garantizada. (Medidas exteriores de la maceta 41 x 32 x 11)


Con esta entrada lo que quiero es intentar reflejar y que la gente vea, la emoción que se siente al poder participar en el proceso de creación de una maceta de autor, que es una emoción diferente de la que se siente cuando vas a la tienda y compras una maceta, por muy bonita y tokoname que sea. Esto es artesanía pura, piezas únicas hechas a mano y además como en este caso, tengo el orgullo de haber participado en el diseño de esta pequeña obra de arte. Eso es algo que no se siente con ninguna maceta comprada en una tienda. Hay que probarlo para saber de lo que hablo.
  
Gracias María José por todas las explicaciones y las molestias tomadas en hacer y mandarme las fotografías, sin ellas esta entrada no habría sido lo mismo. Gracias también por hacer realidad esta idea de maceta que tenía.

Dejo aquí el enlace de la página de la artesana, donde se puede ver un catálogo con algunas muestras de lo que hace.

                         http://www.mjgceramica.com/




miércoles, 1 de febrero de 2012

Preludio de primavera




Aunque con el frio que hace ya hoy, y con la ola de frio siberiano que anuncian los meteorólogos que se va a colar por la península ibérica a partir de mañana pueda parecer que nunca llegara la primavera, el  prunus mume esta anunciando ya, que inevitablemente esta pronto llegara.



   




No me canso de admirar la belleza y el aroma de estas flores.




Las violetas silvestres que lo acompañan tampoco se han querido quedar atrás y también empiezan a mostrar sus flores.


Aquí disfrutando del conjunto en el salón de mi casa.