domingo, 24 de febrero de 2013

Nueva Restauración


La entrada de hoy va sobre una maceta que encargué a la ceramista Maria Jose Gonzalez. Los seguidores del blog la recordareis porque fue la protagonista junto con un rosal mini de una entrada anterior, en esa entrada comentaba que la maceta se me fue al suelo y cascó antes siquiera de haberla estrenado.
 Hoy eliminando fotos de la cámara, han aparecido estas que no recordaba y que seguramente saqué para hacer una entrada sobre la reparación de la maceta. Pensé eliminarlas pero al recordar que otra publicación anterior en la que reparaba otra pieza interesó tanto que incluso recibí correos preguntándome sobre detalles, decidí no eliminar las fotos y preparar esta entrada. 
Sin más voy a mostraros el trabajillo de brico-restauración.




Esta maceta rompió de manera limpia. Después de pegarla con un pegamento especial para cerámica, repasé con la dremel y una punta de widia las fisuras mas finas para agrandarlas y poder después rellenarlas con la masilla epoxi. Los siguientes pasos una vez que la masilla secó fueron el lijado de estas zonas para que quedase liso, y el pintado con barniz de oro.





Así es como quedó.
Pongo un enlace de la entrada que antes comenté en la que la maceta ya esta ocupada por si alguien en su momento no la vio, o simplemente por si alguno quiere volver a ver ya en pleno uso esta maceta.


20 comentarios:

  1. Buen trabajo Carlos, no están los tiempos para tirar nada y si además queda bonito mejor.
    No hay mejor forma de disimular algo que mostrándolo directamente, ese color oro combina bien con la maceta y además parece que es intencionado.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Santi por lo menos la pude estrenar. Si es una maceta china la verdad es que ni me molestaría pero una de estas que esta pedida a medida y que se rompa sin ni siquiera haberla estrenado pues jode un pelín.
      Me alegro de que te gustase. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Como te dice 5ag0 parece que se hizo así a propósito. Ha quedado muy bien.
    Un abrazo. César.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasar y comentar César.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. No has escondido el fallo, lo has resaltado. Te ha quedado perfecta.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Antonio por el comentario.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. No conocía esa técnica, y la verdad es que te ha quedado muy bien.
    La maceta es preciosa.
    Buen trabajo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quedan resultonas, total de otra forma acabarían en la basura.

      Gracias Carlos. Un abrazo.

      Eliminar
  5. Un resultado muy bueno, tomo nota por si me veo en las mismas.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si lo haces con una, seguro que terminas repitiendo.
      Gracias Punica por pasar y comentar.

      Eliminar
  6. Si antes era original la maceta, ahora con la restauración no tiene duda. Buen trabajo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, si... ha quedado como muy a lo camarón ;)))

      Un abrazo, Martin.

      Eliminar
  7. Realmente curioso y resultón.
    No sé si romper a propósito alguna para aplicar esa técnica.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo hagas hombre, espera tranquilamente que seguro que algún día podrás probar la técnica sin romper aposta :)

      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Las macetas de valor cuando tienen algún defecto lo restauran con oro.
    Siempre es un contratiempo que se rompa una maceta, pero la solución fué perfecta. Yo tambien pegué alguna.
    ¿Que pegamento usas?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para este caso utilice un pegamento de dos componentes que puedes encontrar en cualquier ferretería, se llama nural 26 y para rellenar utilicé la barrita de ceys. También vale la barra de patex.

      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Buenas Carlos, una buena restauración, antiguamente los ceramistas japoneses reparaban por encargo las piezas de alto valor para los nobles, la técnica era muy similar aunque finalmente aplicaban autentico oro en las lineas de rotura, para que tras ser sometidas a una nueva cocción en el horno quedasen totalmente pegadas mediante la fusión del oro con el gres o la porcelana, de esta forma las piezas volvían a ser "nuevas". Este tipo de técnicas reciben el nombre de Kintsugi, gintsugi y urushitsugi dependiendo del tipo solución que se de a la reparación.
    Con el paso de los años estas piezas restauradas llegaron a ser tan perseguidas que se dice que algunos maestros ceramistas rompían piezas a conciencia para luego someterlas a reparación.
    Saludos y la combinación de la maceta con las flores del rosal tiene que ser muy buena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conocía algo de lo que cuentas Dani, sobre todo de algún coleccionista europeo que las repara con oro de ley, pero no sabía los nombres de las técnicas y demás. Muy interesante tu comentario, investigare un poco, me gustan mucho estas historias.
      Un abrazo y muchas gracias de nuevo por este comentario tan interesante.

      Eliminar
  10. la maceta gana!!!!!!eres un artista carlos,pero no rompas mas....
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias maderadeboj,intentaré no romper ninguna más, sobre todo sin haberla estrenado.

      Un abrazo

      Eliminar